Análisis del Torque. La pedalada perfecta

La biomecánica del ciclismo tiene como objetivo principal maximizar el rendimiento del ciclista, tanto mejorando la eficiencia de pedaleo como optimizando la posición sobre la bicicleta. A más eficiencia, el ciclista será capaz de gestionar mejor la energía utilizada durante el gesto del pedaleo, reduciendo así el gasto energético con la mayor potencia posible.

 

Para poder identificar posible patologías y analizar si el ciclista tiene una buena o mala técnica de pedaleo, en Podoesportiva contamos con un rodillo computerizado ‘Computrainer Lab’, el cual nos sirve para interpretar qué músculos intervienen al pedalear y en qué momento lo hacen.

Interpretación gráfica:

  • Gráfico de barras donde la aplicación de la fuerza se cuantifica en la coordenada ‘Y’, y el momento o punto donde se aplica la misma en la coordenada ’X’.
  • Gráfica disociativa donde se refleja la aplicación de la fuerza en la fase descendente de una pierna, más la aplicación de la fuerza en la fase ascendente de la otra.
  • La forma monte-valle corresponde con la forma de pedalear. Los picos de fuerza deben estar en 90°-95° dependiendo de la cadencia de pedaleo. La cadencia óptima para obtener una buena interpretación es de 90 pedaladas (3-4 watt/kg).
  • El porcentaje de aplicación de fuerzas debe ser del 50%. En caso de no ser simétrico, existirá probablemente una alteración del patrón motor consecuencia de una patología concreta (rotación/basculación pélvica, dismetría anatómica y/o funcional). 
  • Una pedalada óptima será aquella que en los puntos muertos 0° y 180° la única fuerza aplicada sea la de la propia inercia.

Pedaleo inercial, el pedaleo óptimo

 

La técnica de pedaleo es sin duda una de las claves para conseguir maximizar el rendimiento deportivo del ciclista. En este sentido nos encontramos ante dos técnicas: el pedaleo redondo y el pedaleo inercial.

 

Tradicionalmente se ha explicado la mecánica del pedaleo mediante el pedaleo redondo, con el cual el ciclista aprovecha la fuerza durante todo el recorrido del ciclo de la pedalada. Si bien es cierto que teóricamente puede parecer mejor, la verdad es que esta técnica es contraproducente y probablemente lesiva.

 

Estudios realizados por fisiólogos fundamentaron que el pedaleo redondo produce anoxia muscular por fatiga, es decir, los diferentes grupos musculares que ejercen la potencia no reciben el suficiente oxígeno y por tanto no producen retorno venoso.

 

Además, esta técnica puede provocar, con toda probabilidad, molestias a nivel lumbar, inestabilidad pélvica, lesiones a nivel de psoas ilíaco y también del tensor de la fascia lata y sartorio. Todo ello provocado, precisamente, por fatiga muscular de zonas que no están preparadas para ejercer potencia sino que tienen como objetivo ejercer una misión postural.

 

En cambio, el pedaleo inercial, es la alternativa lógica y biomecánicamente eficiente. El punto en el que la biela esta paralela al suelo (zona de 90°) es el punto en el que se desarrolla más fuerza, exceptuando cuando la cadencia es alta y la resistencia bajaPor tanto, en la fase descendente del pedal aplicaremos fuerza propulsiva, siendo el punto de 90° el de mayor fuerza. El recobro o fase ascendente del pedal coincidirá con la fase descendente del pedal de la otra pierna, fruto de la propia inercia.

 

Fuente: Custom4us, Planetamountainbike

Escribir comentario

Comentarios: 0